MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

miércoles, 3 de junio de 2015

LA MISIÓN DE LAS VOCES EN LA IGLESIA DE HOY


María la Reina de los ángeles







         Proféticas palabras de Jesús acerca de los acontecimientos de la futura Iglesia, que por el tedio, y las presiones del medio ambiente, se irá alejando del camino, guiada por unos pastores que no han sabido conservar la auténtica esencia de las instituciones (Huida del sacrificio y de la Cruz de Cristo, Teologí­a de la liberación, relativismo, quietismo y alejamiento de las enseñanzas de Jesús y de la tradición de los Santos Padres de la Iglesia católica.)



          Aquí está perfectamente reflejada lo que ha pasado a través de los siglos, cuando hay desviaciones contra la fe en la Iglesia, Dios no interviene casi nunca directamente advirtiendo a la alta Jerarquía del peligro de estas desviaciones, y como hay que solucionarlas, y eso es así porque para eso están las Santas Escrituras, la tradición de los Santos Padres, el ejemplo de los Santos, y la propia conciencia de los Cristianos y la razón que Dios nos ha dado, razón que si está iluminada por Dios, lo que ocurre siempre, cuando el alma es fiel a la Gracia, es infalible. 

          Y así lo refleja San Juan de la Cruz, que en sus escritos dice que a algunas almas que tienen la gracia de comunicarse directamente con Dios, en el día del Juicio, serán castigadas por unos defectos que no han sabido corregir, y de los cuales no les avisó, porque tenían la capacidad de conocerlos.

        Lo mismo ocurre en la Iglesia, basta el ejemplo de Cristo, y la fidelidad a la Gracia, que se obtiene con humildad, ya que Dios no se comunica nunca con los soberbios, por muy alto Jerarcas que sean, para descubrir el Camino y la Verdad.

        Por esta razón, en caso de grave peligro, la Santísima Virgen se comunicó a la Iglesia a través de unos niños inocentes, que son los que están de verdad preparados para recibir a Dios, o de personas que son como niños. Y así la Santísima Virgen se apareció en Lourdes, para indicar que la Salvación está en el rezo del Santísimo Rosario, como así lo dijo siglos antes a San Antonio María Claret: "La salvación de tu País está en el rezo del Santo Rosario". 

       También se apareció a los pastorcillos de Fátima explicando que la primera guerra mundial era debida a los pecados de la Humanidad, y que si no se arrepentía vendría otra peor, que fue la segunda guerra mundial, donde se produjo la mayor masacre de la historia de la Humanidad.

        En este pasaje del Evangelio "ampliado", y no cambiado, de María Valtorta, Jesús explica que hoy día, Dios se comunica a través de ciertas almas escogidas que serán el desprecio de la Jerarquía, cuya misión profética es recordar las enseñanzas del Evangelio, y avisar de los errores doctrinales, que los Pastores, sometidos a la presión del mundo de las modas y de la mayoría, no son capaces de distinguir. 


                       




DEL EVANGELIO COMO ME HA SIDO REVELADO 
DE MARÍA VALTORTA.


EL ENCUENTRO CON LA MADRE Y LAS DISCÍPULAS

[...] Están ahora en la otra parte del Jordán y andan ligeros en dirección sudoeste, dirigidos hacia una segunda cadena de montes más elevada que la primera, que estaba formada por pequeñas colinas – pasada la cual se ve la llanura del Jordán - . Por lo que comentan, comprendo que han evitado la llanura para evitar de caer de nuevo en el limo que han dejado en la otra parte, y piensa dirigirse a su destino, siguiendo por los caminos interiores, mejor conservados y más transitables, sobre todo en periodo de lluvia.

“¿A qué altura estaremos?” pregunta Mateo, que se orienta mal.

“Sin duda entre Silo y Betel. Reconozco los montes” dice Tomás. “Pasamos hace poco por aquí, con Judas, que en Betel se hospeda donde algunos fariseos”.

“Te podrí­an hospedar también a ti. No quisiste venir. Pero ni yo, ni ellos te dijimos: “No vengas”.

“Yo tampoco digo que no me lo dijerais. Digo solo que prefería quedarme con los discí­pulos que evangelizaban aquí”.

Y el incidente termina. Es más, Andrés manifiesta su alegrí­a “Si en Betel tenemos fariseos amigos, no vendrán contra nosotros”.

“Pero estamos volviendo, no estamos yendo a Jerusalén”, le objetan.

“¡Tendremos que ir en todo caso para la Pascua! Y ya no sé cómo nos las vamos a ingeniar”.

"¡Sí­, claro! ¿Por qué ha dicho que vuelve a Caná? Podrí­an volver las mujeres, y nosotros cumplir el peregrinaje”.

¡Está escrito que mi mujer no celebre la Pascua en Jerusalén!” exclama Pedro.

Juan le consulta a Jesús, que está hablando animadamente con el Zelote: “Maestro, ¿cómo nos las vamos a ingeniar para ir y volver en tan poco tiempo?”.

“No lo sé. Me pongo en las manos de Dios. Si nos retrasamos, no será culpa mía”.

“Has hecho bien siendo prudente” dice el Zelote.

¡Por mí­, habrí­a seguido! Porque no ha llegado todaví­a mi hora. Esto Yo lo siento. Pero, ¿Cómo habrí­ais soportado, vosotros, la aventura; vosotros que de un tiempo a esta parte estáis tan… cansados?”.


“Maestro… tienes razón. Parece como si un demonio hubiera expirado su aliento sobre nosotros. ¡Estamos muy cambiados!”.

“El hombre se cansa. Quiere las cosas rápidas. Y sueña cosas estúpidas. Cuando se percata que el sueño es distinto de la realidad, se agita y, si no tiene buena voluntad, cede".

Olvida que el Omnipotente, que hubiera podido, en un instante, hacer el Universo del cáos, lo hizo en fases ordenadas y separadas en espacios de tiempo que se han llamado días.


Yo debo sacar del Cáos espiritual de todo un Mundo, el Reino de Dios. Y lo haré. Construiré sus bases. Ya las estoy construyendo. Y debo quebrar la roca durísima, para labrar dentro de ella las bases, cimientos que no han de derrumbarse. Vosotros levantaréis lentamente los muros. Vuestros sucesores continuarán la obra, en anchura y altura. De la misma manera que Yo moriré en la obra, vosotros también moriréis, y habrán muchos otros que morirán cruenta o incruentamente, consumidos, de todas formas por este trabajo, que requiere espíritu­ de inmolación, de generosidad, y lágrimas y sangre y paciencia sin medida”.

Pedro introduce su cabeza entrecana entre Jesús y Juan, y pregunta: "¿Se puede saber qué decíais?”.

¡Hombre, Simón! Ven aquí­. Hablábamos de la futura Iglesia. Estaba explicando que, al contrario de vuestras prisas, cansancios, desánimos, etc. requiere calma, constancia, esfuerzo, confianza. Estaba explicando que requiere el sacrificio de todos sus miembros. Desde Mí, que soy su fundador, su Cabeza mística, hasta vosotros, hasta todos los discípulos, hasta todos aquellos que lleven el nombre de cristianos y el de pertenecientes a la Iglesia Universal.

Y, en verdad, los que harán verdaderamente vital a la Iglesia, no pocas veces serán los más humildes de la gran escala de las Jerarquí­as, es decir, aquellos que parezcan simplemente “números”. Verdaderamente, no pocas veces tendrán que refugiarme en estos para seguir manteniendo viva la fe y la fuerza de los colegios apostólicos que se renovarán siempre; y tendrán que hacer de estos apóstoles personas atormentadas por Satanás y por los hombres envidiosos, soberbios e incrédulos. 


Y su martirio moral no será menos penoso que el martirio material: si, se verán entre la voluntad activa de Dios y la voluntad mala de del hombre, instrumento de Satanás, que tratará por todas las artes y violencias de presentarlos embusteros, locos, obsesos, para paralizar mi obra en ellos y los frutos de mi obra, cada uno de los cuales es un golpe victorioso contra la bestia”.
¿Y resistirán”.

“Resistirán. Incluso sin tenerme materialmente a su lado. deberán creer no solo en lo que se debe ser, sino también en su secreta misión; creerla santa, creerla útil, creerla proveniente de Mí­. Y, mientras, en torno a ellos, Satanás, sibilante, tratará de aterrorizarles, y el mundo gritará para escarnecerlos, y gritarán los no siempre perfectamente luminosos ministros de Dios para condenarlos. Este es el destino de mis futuras voces. Y, con todo, no tendrán otro modo de hacer reaccionar a los hombres y llevarlos al Evangelio y a Cristo.

Ahora bien, como contrapartida a todo lo que les pida y les imponga y de todo lo que reciba de ellos, ¡Oh, les daré eterno gozo, una Gloria especial! En el Cielo hay un libro cerrado. Solo Dios puede leerlo. En él están todas las verdades. Pero Dios, alguna vez quita los sellos y despierta las verdades ya dichas a los hombres, y construye a un hombre, elegido para tal destino, a conocer el pasado, presente y futuro como están contenidos en el libro misterioso. ¿Habéis visto alguna vez a un hijo, el mejor de la familia, o a un alumno, el mejor de la escuela, ser convocados por el padre o el maestro para leer en un libro de adultos y para escuchar la explicación?

Está al lado de su padre o de su maestro, abarcado por uno de sus brazos, mientras la otra mano, del padre o del maestro, señala con el í­ndice los renglones que quiera que lea y conozca el predilecto. Lo mismo hace Dios con sus consagrados para tal destino. Los acerca hacia Sí­, los tiene cogidos con su brazo, y los fuerza a leer lo que Él quiere, y a saber su significado, y luego a decirlo, y recibir a cambio burlas y dolor.


Yo, el hombre encabezo la estirpe de los que dicen las Verdades del libro celeste; y recibo burlas, dolor y muerte. Pero el Padre ya prepara mi Gloria. Y Yo, cuando haya subido a ella, prepararé la gloria de aquellos a quien haya forzado a leer en el libro cerrado los puntos que quería que leyeran, y, en presencia de toda la Humanidad resucitada y de los coros angélicos, los señalará como los que fueron, y los invitará a acercarse; entonces abrirá los sellos del Libro que ya será inútil tener cerrado, y ellos sonreirán al verlos de nuevo escritas, al volver a leer las palabras que ya les fueron iluminadas cuando sufrían en la Tierra”.

"¿Y los otros?” pregunta Juan, que estaba atentísimo a la lección.

"¿Qué otros?”.

“Los otros, que como yo, no han leí­do en la Tierra aquel Libro, ¿no sabrán nunca lo que dice?”.

“Los bienaventurados en el Cielo, absorbidos en la Sabidurí­a infinita, sabrán todo”.

"¿Inmediatamente? ¿Nada más morir?”

“Nada más entrar en la Vida”.

"¿Pero entonces por qué en el último día, vas a hacer ver que los llamas para conocer el Libro?”.

“Porque no estarán solo los bienaventurados viendo esto, sino toda la Humanidad. Y muchos, en la parte de los condenados, serán de aquellos que se burlaron de las voces de Dios como de voces de locos y de endemoniados, y los atormentaron por causa de aquel don suyo. Tardía pero obligada revancha concedida a estos mártires del malvado embotamiento del Mundo”.

"¡Qué bonito será verlo!” exclama Juan arrobado.

“Sí. Y ver a todos los Fariseos amolar los dientes de rabia” dice Pedro, y se frota las manos.

"¡Yo creo que miraré solo a Jesús y a los benditos que lean con Él el Libro!...” responde Juan con una sonrisa de niño en sus labios rojos, soñando con esa hora, perdido sus ojos en quien sabe que visión de Luz, ahora más brillantes por un acceso de llanto emotivo que no brota pero pone esplendorosos sus iris garzos.

El Zelote le mira, también Jesús le mira. Pero Jesús no dice nada. El Zelote, sin embargo dice: "¡Te mirarás entonces a ti mismo! Porque si entre nosotros hay uno que será “voz de Dios” en la Tierra y será llamado a leer los puntos del Libro sellado, ese eres tú, Juan, predilecto de Jesús y amigo de Dios”.

“¡No digas eso!” Yo soy el más ignorante de todos. Soy tan negado para todo que, si Jesús no dijera que de los niños es el Reino de Dios, pensarí­a que no podría nunca alcanzarlo. ¿No es verdad, Maestro, que yo valgo sólo porqué soy semejante a un niño?”.

“Sí­, perteneces a la bienaventurada infancia. ¿Y bendito seas por ello!”.

Siguen andando todavía un rato; luego Pedro, que mira hacia atrás por el camino de caravanas en que ya se encuentran, exclama: "¡Misericordiosa Providencia¡ ¡Aquel es el carro de las mujeres!”.

Todos se vuelven. Es realmente el pesado carro de Juana. Viene tirado por dos robustos caballos al trote. Se paran para esperarle. La cubierta de cuero, enteramente echada, impide ver a las personas que vienen dentro del carro. Pero Jesús hace un gesto para que se detenga, y el conductor reacciona con una exclamación de alegrí­a, cuando ve a Jesús erguido y con el brazo levantado al borde del camino.

Mientras el hombre para a los dos caballos que venían resoplando, se asoma por la apertura del tendal el rostro flaco de Isaac: “¡El Maestro!” grita. "¡Madre, alégrate! ¡Está aquí!”.

Se producen en el interior del carro voces de mujeres y confuso rumor de pisadas; pero antes de que una sola de las mujeres baje, ya han saltado al suelo Manahén, Margziam e Isaac, y corren para venerar al Maestro.

¿Todavía aquí­, Manahén?”.

“Fiel a la consigna. Y ahora más que nunca, porque las mujeres tení­an miedo… Pero… Te hemos obedecido porque se debe obedecer, - aunque creedlo - no había nada preocupante. Con certeza, Pilatos ha llamado al orden a los turbulentos, diciendo que quienquiera que provoque sediciones en estos días de fiesta será castigado duramente. Creo que no es ajena a esta protección su mujer, y sobre todo, las damas amigas de su mujer. En la corte se sabe todo y nada. Pero se sabe lo suficiente…” y Manahén se aparta para dejar sitio a María, que ha bajado del carro y ha recorrido los pocos metros de camino, trémula y toda emocionada.

Se besan, mientras todas las discípulas, veneran al Maestro. Pero no están ni Marí­a ni Marta de Lázaro.

María susurra: "¡Cuanta congoja desde aquella noche! Hijo!, ¡cómo te odian todos!” y unas lágrimas descienden siguiendo las líneas rojas, que son las señales de muchas otras, vertidas esos días.

“Pero ya ves que el Padre provee. ¡ que no llores! Yo desafío con coraje a todo el odio del mundo. Pero una sola lágrima tuya me abate. Ánimo, Madre Santa!” y, teniéndola arrimada contra Sí­ con un brazo, se vuelve hacia las discí­pulas para saludarlas; y dedica palabras especiales a Juana, que ha querido regresar para acompañar a Marí­a.

¡Maestro, no es ningún esfuerzo estar con tu Madre! Marí­a está retenida en Betania por los sufrimientos de su hermano. He venido yo. He dejado a los niños al cuidado de la mujer del guardián del palacio; es una mujer buena y maternal. Y ya está también Cusa. ¡Fíjate si le va a faltar algo a nuestro querido Matías, predilecto de mi marido! Pero también Cusa me dijo que partir era inútil. La medida de contención impuesta por el Procónsul le ha roto las uñas también a Herodí­as. Y además, el Tetrarca, tiembla de miedo, y no tiene más que un pensamiento: vigilar para que Herodí­as no le destruya ante los ojos de Roma. La muerte de Juan ha echado abajo muchas cosas que estaban a favor de Herodí­as. Y Herodes siente también, y muy bien, que el Pueblo está rebelado contra él por la muerte de Juan. La raposa intuye que el peor castigo serí­a perder la odiosa y humillante protección de Roma. El Pueblo arremetería contra él inmediatamente. Por tanto, no dudes que no hará nada por propia iniciativa”.

“Entonces volvamos a Jerusalén” Podéis caminar tranquilos en cuanto a vuestra seguridad. Vamos. Que las mujeres monten de nuevo en el carro, y con ellas Mateo y quien está cansado. Descansaremos en Betel. Vamos”.

Las mujeres obedecen, suben con ellas Mateo y Bartolomé. Los otros prefieren seguir al carro a pie junto con Manahén, Isaac y Margziam. Y Manahén cuenta como ha hecho las averiguaciones para saber lo que habí­a de verdad en la bravata del herodiano, que había extendido un velo de dolor sobre el grupo tranquilo reunido en Betania en casa de Lázaro, “que sufre mucho” (dice Manahén).

“¿Ha ido una mujer a Betania?”.

“No, Sé. Pero nosotros hace tres dí­as que faltamos de allí­. ¿Quién es?”.

“Una discí­pula. Se la dará a Elisa, porque es joven, está sola y no tiene medios”.
“Elisa está en el palacio de Juana. Querí­a venir. Pero está muy resfriada. Ardí­a en deseos de verte. Decía: ¿Pero no comprendéis que mi paz está en verle?”.

“Voy a darle también una alegrí­a con esta joven. ¿Y tú, Margziam, no hablas?”.

“Escucho, Maestro”.

“El muchacho escucha y escribe. De uno u otro requiere que le repitamos tus palabras, y escribe, escribe. ¿Pero las habremos dicho bien?” dice Isaac.

“Las miraré Yo y añadiré lo que falte en el trabajo de mi discípulo” dice Jesús acariciando al carrillo morenito de Margziam. Y pregunta: “¿Y el anciano padre? ¿Le has visto?”.

“¡Sí­! No me reconocí­a. Lloró de alegrí­a. Pero le veremos en el Templo porque Ismael los envía. Es más, les ha dado más días este año. Tiene miedo de Tí”.

“¡Claro, mira este! ¡Después de la bromita que le sucedió a Cananías en Sebat!” dice Pedro, y ríe.

“Pero el miedo a Dios no construye; al contrario, destruye. No es amistad. Es solo una espera que a menudo se transforma en odio. Pero cada uno da lo que puede…”.


Prosiguen el camino y los pierdo de vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario