MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

martes, 2 de junio de 2015

LA FUERZA DEL AMOR: EL AMOR PRODUCE FUERZAS SALUDABLES, EL ODIO FUERZAS MALIGNAS


Dijo San Agustín: "Ninguna de las cosas graves
 y pesadas las ha hecho el Amor"



El hecho de que el Amor, cuando está ordenado según los mandamientos de la Ley de Dios, que está representado en la Santísima Trinidad por el Espíritu Santo, que es la fuerza que da la vida y la salud espiritual al alma, y el motor que mueve todos los engranajes materiales y espirituales, está afirmado por la célebre frase de San Agustín:

"NINGUNA DE LAS COSAS GRAVES Y PESADAS LAS HA HECHO EL AMOR". 


           Para entenderlo, basta observar como lo que atrae a un niño o a cualquier persona, nunca les causa molestias, y no ahorra fatigas hasta conseguirlo, porque se trata de algo deseado. Por ejemplo cuando se le dice a un hijo que ayude en los trabajos caseros, contestará: "Estoy cansado", porque no le gusta, sin embargo, ese mismo niño es infatigable para los juegos, que necesitan grandes dosis de energía, y lo mismo ocurre con todas las personas, para conseguir sus deseos más íntimos. 

           También el odio, lo opuesto al Amor, es lo que mueve a Satán y a sus hijos a obrar el mal, pero la gran diferencia que hay entre los dos, es que el Amor verdadero nunca cansa, e infunde en el alma, paz y sosiego, mientras que el odio infunde guerra y rabia, en una palabra, el Amor produce el bienestar y la salud del alma, mientras que el odio produce el malestar y la enfermedad del alma. 

            Y aquí, se podrían aportar multitud de pruebas en las parábolas de Jesús y en los escritos de San Juan de la Cruz, y de todos los Santos: Es por amor que Abél entregó sus mejores ofrendas a Yahvé, y por la falta de él, que Caín entregó sus peores ofrendas, de la misma manera, todos los que recibieron los talentos, de la Parábola lograron multiplicarlos, y la falta de amor fue lo que hizo que el que recibió solo uno, lo enterró, ya que para él, el Amo era un ser desagradable, exigente e interesado, mientras que para los otros, el Amo era un Padre al que amaban, y por eso obraban con diligencia para aumentar su riqueza y su gloria. 

       También están aquí las famosas palabras de San Pablo, describiendo tan acertadamente todas las cualidades del Amor: "El Amor es humilde, paciente, nunca se ofende, todo lo perdona no se vanagloria". 

        Pero en la Descripción del Amor Espiritual, y como es correspondido por Dios, nadie ha sabido describirlo tan bien como San Juan de la Cruz, en los peldaños de la escala Mística, desde que el Alma está tocada y cae enferma por el Amor de Dios, pasando por un continuo obrar sin fatigarse, luego a necesitar a Dios de una manera tal, que si no se comunica con ella, morirá de pena, hasta que en el último peldaño de la escala, el alma está totalmente poseída por Dios y se funde y transforma en Él. 

       Y por fin, las Palabras que se pronunciarán, y que todos, los elegidos, oirán en la Resurrección y el Juicio final: 

"VENIR A TOMAR POSESIÓN DE MI REINO, PORQUÉ TUVE HAMBRE Y ME DISTEIS DE COMER, ESTABA SEDIENTO Y ME DISTEIS DE BEBER, ENFERMO Y EN LA CÁRCEL Y ME VISITASTEIS" 


Por el contrario, los que incumplieron los mandamientos del Amor, oirán las terribles palabras de Jesús-Dios: 

"MALDITOS, ID AL FUEGO ETERNO, PREPARADO PARA SATÁN Y SUS ÁNGELES"





No hay comentarios:

Publicar un comentario