MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

miércoles, 9 de marzo de 2016

EL 8 DE MARZO DE 2.016 FIESTA DE SAN JUAN DE DIOS, COPATRONO DE GRANADA.

MUY ANTIGUA ESTATUA DE SAN JUAN DE DIOS
 EN SU BASÍLICA DE GRANADA




Este grandísimo Santo, que vivió en Granada, es hoy famoso en todo el mundo, vivió en Granada por los años 1,550, época de oro de España cuando era la Nación más fuerte del mundo conocido, y donde vivían Santos de la talla de San Juan de la Cruz, de Santa Teresa de Jesús, de San Pedro de Alcántara, de San Juan de Ávila, y tantas almas que no han pasado a la historia, pero que se entregaron a Dios, en una época, en donde en otras naciones, como en Francia, Alemania, Inglaterra, se desarrollaba la reforma Protestante, y las terribles guerras de religión.

A San Juan de Dios, Santo de origen portugués, como San Antonio de Padua, Jesús le dijo: "Granada será tu Cruz", y en esta ciudad desarrolló su labor con los más pobres, recogiéndolos por las calles, cargando con ellos para llevarlos al hospital. El Señor le ofreció la corona de espinas, que llevó sin acritud, su prédica favorita era pedir diciendo: "Socorrer a los pobres, y le haréis un gran bien a ellos y también a vosotros, porque en el día del Juicio, todo lo que le habréis dado a los pobres, se lo habréis dado a Jesús, porque Él está entre ellos".

San juan María Vianney, el Santo Cura de Ars, solía relatar en su catecismo, con las lágrimas en los ojos - ya que Dios le había dado el don de las lágrimas, que el Señor otorga a los que tienen un inmenso amor a Dios -  que un día al lavar los pies a un pobre, San Juan de Dios vio en uno de ellos las llagas del crucificado, y le preguntó, con estremecimiento. ¿Pero eres tú, Jesús?

Cuando creció su fama, y que estaba enfermo, se recogió en casa de los Pisas, una noble familia, por orden del Arzobispo, ya que él no quería ir allí. Al sentirse morir, se puso de rodillas al lado de la cama, y así lo encontraron muerto, aún se puede visitar esa casa en Granada conservada como museo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario