MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

martes, 8 de marzo de 2016

LA VENERACIÓN DEL SANTO CURA DE ARS A LA SANTÍSIMA VIRGEN: LA INMACULADA CONCEPCIÓN


DIJO LA SEÑORA VESTIDA DE BLANCO A BERNADETTE:
"EU SOY ERA IMMACULADA CONCEPCIOU"



En la Historia del Cristianismo, todos los grandes Santos han tenido una grandísima devoción a la Stma. Virgen María, el Cura de Ars no fue una excepción, en su época, el 8 de diciembre de 1.854, cuando el Papa Pío IX llegó a proclamar el Dogma de la Inmaculada Concepción, que muy pronto sería confirmado por la misma Virgen María en 1858, en sus apariciones en Lourdes  a Santa Bernadette, a la cual, a la pregunta que le hizo la santa, le contestó en el dialecto local, el patois de Lourdes: “Eu soy era Immaculada Concepciou”.




DEL LIBRO DEL CURA DE ARS DE FRANCIS TROCHÚ

Hasta el fin de su vida, los ancianos de Ars han conservado el recuerdo de una fiesta única, en la cual, el párroco Vianney manifestó una alegría extraordinaria, entusiasta. En Noviembre de 1.854, mientras Roma se disponía a celebrar magníficamente  la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, el Cura de Ars, preparaba su humilde  parroquia para tan solemne acontecimiento. Algunos días, antes de la proclamación de esta verdad de fe, cuenta la baronesa de Belvey, oí como el siervo de Dios predicaba un sermón de circunstancias, en el cual recordaba, con transportes de alegría, todo lo que había hecho por María Inmaculada… un escalofrío pasó por todo el auditorio cuando al terminar exclamó: “¡Si para dar algo a la santísima Virgen, pudiese venderme, me vendería!”.

La solemnidad que se acercaba ¿no era para nuestro Santo una ocasión excepcional para testimoniar a Nuestra Señora, un afecto de más de sesenta años? Había amado a María desde niño. Una vez sacerdote, había trabajado con todas sus fuerzas para  propagar su culto. Para convencerse de ello, les bastaba a los peregrinos al ver imágenes de la Virgen en todas las fachadas del pueblo. En cada casa había una imagen en colores de la Madre de Dios, ofrecida por el señor Cura  en la parte inferior de la cual había puesto su firma. En 1.814, el párroco Vianney había colocado una gran estatua de la Inmaculada en el frontispicio de la Iglesia. Ocho años antes, el 1º de mayo de 1.836 “ había consagrado su parroquia a María sin pecado concebida. El cuadro destinado a perpetuar esta consagración, dice Catalina Lassagne, fue puesto en la entrada de la capilla de la Santísima Virgen. Algún tiempo después, mandó hacer un corazón dorado, que todavía hoy pende del cuello de la Virgen Milagrosa. Los nombres de todos los feligreses de Ars, escritos sobre una cinta de seda blanca, están encerrados en este corazón”.

En las festividades de María,  “las comuniones eran cada día más numerosas y la Iglesia no quedaba vacía ni un momento”, por la tarde, la nave y las capillas laterales apenas podían contener tal concurrencia. Es que nadie quería perderse la homilía del párroco Vianney en honor de la Santísima Virgen María; “verdaderamente, era emocionante el entusiasmo con que hablaba de su santidad, de su poder y de su amor”.

Pero cuando se superó, fue el inolvidable del 8 de diciembre de 1.854, cuando el Papa Pío IX definió, “en virtud de la autoridad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y de la suya propia”, que “la bienaventurada Virgen María fue preservada de toda mancha de pecado original desde el primer instante de su concepción”. A pesar de su cansancio quiso cantar la misa mayor, y usó por primera vez y con gran alegría una magnífica casulla de terciopelo azul bordada en oro, cuyas figuras y finos labores había diseñado el arquitecto Bossan. El coro y la nave lucían sus mejores adornos.

Por la tarde, después de vísperas, “toda la parroquia fue en procesión a la escuela de los Hermanos, donde el señor cura bendijo una imagen de la Inmaculada, regalo suyo, levantada en el jardín”. Por la noche, aparecieron iluminados el campanario, las paredes de la Iglesia y las fachadas de las casas. Se cerró la fiesta con una función religiosa, en la cual, el párroco Vianney tomó la palabra: ¡Que felicidad!, ¡que felicidad!, exclamaba al comenzar la homilía. Siempre había pensado que en medio del resplandor de las verdades católicas, faltaba ese rayo de luz. Era un vacío que no podía faltar en nuestra religión”.

¡Una iluminación! Era una novedad para los feligreses y para el mismo Cura. Antes de salir a contemplar aquella maravilla, el santo en persona, echó las campanas al vuelo; duró tanto el repique, dice Catalina Lassagne “que acudieron de las parroquias vecinas, pensando que se trataba de un incendio”. “El señor Cura paseaba gozoso entre los sacerdotes  presentes y los Hermanos, a la luz de los blandones”. Aquella fiesta fue uno de los días más felices de su vida. Casi septuagenario, parecía haber vuelto a los 20 años. Jamás un hijo se ha mostrado más dichoso de presenciar  el triunfo de su madre. Tan “grande manifestación de júbilo” él mismo la había inspirado y organizado.






  

No hay comentarios:

Publicar un comentario