MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

miércoles, 5 de octubre de 2016

SOLO EL ESPÍRITU SANTO QUE ES LA FUERZA Y EL AMOR DE DIOS PADRE, QUE ESTÁ PRESENTE EN EL ARREPENTIMIENTO PROFUNDO Y SINCERO, PUEDE BORRAR EL PECADO Y "VENCER" LA JUSTICIA DE DIOS

El arrepentimiento es la única fuerza que vence a Dios


        El arrepentimiento sincero, sobre todo si está confirmado por las lágrimas, que se produce únicamente en las almas humildes, es lo único que consigue el perdón de Dios, y puede aplacar su Justicia, a condición de ir acompañado por el perdón a los que nos han ofendido.

Y es que Dios paga a cada cual con la misma moneda que él empleó en su vida con sus semejantes. Por eso, una persona que cumple con los mandamientos de Dios, todos los cuales se resumen en uno solo: Amar a Dios sobre todas las cosas, un Dios que está escondido en nuestro prójimo necesitado, esa persona tiene la Salvación eterna asegurada.

Es por eso que, en el día del Juicio, Dios no puede condenar a una persona que ha perdonado del fondo del corazón al que le ha ofendido. No vale la celebre frase "Perdono, pero no olvido". Solo el humilde puede amar a Dios y a su prójimo, y ponerse en el lugar del necesitado. El humilde tiene el corazón blando, al contrario del Soberbio, que se toma por el centro del mundo, y que por eso no puede amar ni a Dios ni a su prójimo.

Es el caso del Fariseo del Evangelio, que hace sonar la trompeta cuando practica la caridad, al revés del verdadero humilde, que no quiere que se sepan sus buenas obras, y que las seguiría haciendo, aunque crea que esas obras no sean conocidas por Dios, como así lo dice San Juan de la Cruz.  

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario