MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

martes, 4 de julio de 2017

DIOS HIZO EL HOMBRE A SU IMAGEN Y SEMEJANZA



Mujer, aquí tienes tu hijo, hijo aquí tienes a tu Madre










De los Cuadernos de María Valtorta
(14 de Julio de 1.944)


[…] la ignorancia profusamente difundida entre los creyentes origina ideas equivocadas acerca de la imagen de Dios, que no es una imagen física, pues Dios-Espíritu no tiene rostro, no tiene estatura, no tiene una estructura material. Más el hombre tiene la imagen que Dios Creador ha ideado para él.

Por cierto, el Potente, el Infinito. No tenía necesidad de llegar al hombre a través de una evolución secular de cuadrúmanos. Desde el momento que fue creado y comenzó a juguetear en los árboles del paraíso terrestre, el cuadrúmano fue cuadrúmano. El hombre fue hombre desde el momento en que Dios lo creó con el fango y, haciendo lo que no había hecho nunca con todo lo creado, insufló en su rostro el espíritu.

La semejanza con Dios está en ese espíritu eterno, incorpóreo, sobrenatural, que tenéis en vosotros. Está en ese espíritu, en ese átomo de espíritu infinito que, encerrado en una cárcel angosta y precaria, espera de volver a reunirse con su Fuente, y compartir con Ella libertad, alegría, paz, luz, amor, eternidad.

La imagen persiste aún donde ya no hay semejanza, porque físicamente el hombre permanece tal cual a los ojos de los hombres, aunque a los ojos de Dios y de los sobrenaturales habitantes del cielo y de pocos elegidos de la Tierra, aparezca ya con su nuevo aspecto de demonio, que es su verdadero aspecto a partir del momento en que al no tener ya vida en el espíritu, la culpa mortal le priva de la semejanza con Dios.

El hombre, privado de la Gracia por obra de la culpa, es solo el sepulcro donde se pudre el espíritu muerto. He aquí porque, aunque todos los seres humanos tienen una imagen física común, cuando se cumpla la resurrección de la carne, serán sumamente diferentes entre sí. Los Bienaventurados tendrán un aspecto semidivino, los condenados tendrán un aspecto demoniaco. Entonces se traslucirá al exterior el misterio de las conciencias. ¡Qué terrible cognición!

El hombre se hace tanto más semejante a Dios, cuanto más vive Es necesario esforzarse para lograr la perfección en esa semejanza. En realidad nunca la alcanzaréis, ya que la criatura humana no puede ser semejante al Creador, pero os acercaréis a esa sobrenatural Belleza lo más que se os pueda conceder.

Yo lo he dicho: “Sed perfectos como mi Padre”. No os he puesto límites a la perfección. Cuanto más os esforcéis para lograrla, tanto más las barreras de lo humano caerán  como las murallas ante el asalto de fuerzas victoriosas y disminuirán las distancias  y será mayor la vista y aumentará la capacidad de entender, comprender, ver; conocer a Dios.

Más para ello es necesario tender hacia la perfección con todas vuestras fuerzas, con toda vuestra generosidad, sin “mirar hacia atrás” para ver lo que se deja; sin detenerse nunca, sin cansarse. El premio  justifica el heroísmo, porque el premio consiste en sumergirse en el gozo del Amor, y por lo tanto, poseer a Dios como lo poseeréis en el Cielo.

¡Oh, beatífica unión y posesión maravillosa! Son vuestras, ¡oh, hijos fieles! ¡Venid y saciaos!”


No hay comentarios:

Publicar un comentario