MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

lunes, 10 de julio de 2017

DIOS NOS AMA DE TAL MANERA QUE UTILIZA TODOS LOS MEDIOS A SU ALCANCE PARA LLEVARNOS A SU SANTO REINO.



Capilla lateral de la Iglesia de "La Zubia" en la Provincia de Granada.
La Iglesia del Siglo XVII, está bajo la advocación
de la Asunción de la Stma. Virgen María.





La Santísima Virgen de Lourdes se apareció a Santa Bernardita en el lugar donde se quemaban todas las vendas que habían servido para sanar las enfermedades del cuerpo, que el padre de la santa traía desde el Hospital.

Ahora, como Reina del Cielo y de la Tierra y medianera de todas las Gracias de Dios, el que se acoge a ella, puede curar las enfermedades del alma que son los pecados.

Los millones de peregrinos que van a Lourdes buscan la sanación de los cuerpos, el desfile de los enfermos en sillas de ruedas es impresionante, hay pocas curaciones, algunas son verdaderamente impresionantes, pero no vemos las curaciones de las enfermedades del alma, que se traducen en conversiones, solo lo veremos en el otro mundo.

Dios, en su infinita bondad y misericordia, no quiere la muerte del pecador, sino que se arrepienta y alcance la Vida eterna. Ha enviado a su Madre la Santísima Virgen María para cuidar de las almas, y para eso nos la ha entregado en la Cruz por Madre, el que la ame como una madre y se encomiende a ella, y es persona de buena voluntad, tiene la Salvación asegurada.

Los siete Espíritus de Dios enviados en misión por toda la Tierra, como así lo relata el Apocalipsis, corresponden a todo lo que existe en la Creación, puesto por Dios para recordarnos constantemente su presencia.


Del Evangelio como me ha sido revelado de Mª Valtorta:


La primera palabra del Padre y Señor es esta: “Yo soy el Señor, Dios tuyo”.

En cada instante del día, la Voz de Dios pronuncia esta palabra y su dedo la escribe. ¿Dónde? Por todas partes. Todo lo dice continuamente: desde la hierba a la estrella, desde el agua al fuego, desde la lana al alimento, desde la luz a las tinieblas, desde el estar sano, hasta la enfermedad, desde la riqueza hasta la pobreza.”

Todo dice : “Yo soy el Señor. Por Mí, tienes esto. Un pensamiento Mío te lo da, otro te lo quita y no hay fuerza de ejercito ni de defensas que te pueda preservar de Mi voluntad”. Grita en la voz del viento, canta en la risa del agua, perfuma en la fragancia de la flor, se incide sobre las cúspides montanas, y susurra, habla, llama, grita en las conciencias: Yo soy el Señor Dios tuyo”.







No hay comentarios:

Publicar un comentario