MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 22 de septiembre de 2017

COMENTARIOS SOBRE LAS LECTURAS DE LA EUCARISTÍA DE HOY 22-9-2.017



SEGÚN TODOS LOS CIENTÍFICOS, ESTA TIERRA  TENDRÁ UN FIN NATURAL
LOS QUE SE ENTREGAN A LOS BIENES TERRENALES, MORIRÁN CON ELLA,
 SI QUEREMOS SALVARNOS, TENEMOS QUE  EMIGRAR HACIA LA ETERNIDAD
CON LOS SIETE ESPÍRITUS DE DIOS EN MISIÓN POR TODA LA TIERRA
  



San Pablo a Timoteo 1 6,2 c-12.

Y si sus dueños son creyentes, que no los respeten menos por el hecho de ser hermanos. Al contrario, que pongan mayor empeño en servirlos, porque así benefician a hermanos queridos en la fe. Enseña todo esto, e insiste en ello. 
Esta observación de San Pablo es muy actual, ya que la mentalidad de hoy enseña que todos somos iguales y que nadie tiene que estar por encima de nadie. Un simple análisis de la Creación de Dios, demuestra que hay una jerarquía en el universo, donde los astros mayores marcan el movimiento a los más pequeños, en el mundo animal, donde siempre domina la manada el animal más fuerte, y en la Humanidad, que tiene que ser regida por una disciplina impuesta por un Gobierno. 


Si alguien enseña otra cosas y no se atiene a los preceptos saludables de nuestro Señor Jesucristo, ni a la doctrina que es conforme a la piedad, es un ignorante y un orgulloso, ávido de discusiones y de vanas polémicas. De allí nacen la envidia, la discordia, los insultos, las sospechas malignas y los conflictos interminables, propios de hombres mentalmente corrompidos y apartados de la verdad, que pretenden hacer de la piedad una fuente de ganancias. 
Esto es lo que ocurre con los que predican la doctrina igualitaria, que son los ignorantes, y orgullosos que provocan vanas discusiones, polémicas, cuyas consecuencias son discordias, envidias, insultos y conflictos interminables, como ocurre hoy día con los partidos llamados populistas, que quedan perfectamente "retratados"  en estas palabras de San Pablo, que los califican de hombres corrompidos y apartados de la verdad, que pretenden hacer de la piedad, una fuente de ganancias, como así lo están haciendo hoy día los siniestros políticos de esa calaña.

Sí, es verdad que la piedad reporta grandes ganancias, pero solamente si va unida al desinterés. 
Porque nada trajimos cuando vinimos al mundo, y al irnos, nada podremos llevar.  Contentémonos con el alimento y el abrigo. 
Estas palabras son una solemne llamada a la sobriedad, para alejarnos de todas las tentaciones de riquezas y de poder de este mundo que nos impiden seguir la Ley de Dios, por eso dijo Jesús que no nos tenemos que preocupar por la comida o el vestido, eso son preocupaciones de paganos, y que tenemos que buscar el Reino de Dios, y todo lo demás se os dará por añadidura.

Los que desean ser ricos se exponen a la tentación, caen en la trampa de innumerables ambiciones, y cometen desatinos funestos que los precipitan a la ruina y a la perdición. Porque la avaricia es la raíz de todos los males, y al dejarse llevar por ella, algunos perdieron la fe y se ocasionaron innumerables sufrimientos. 
En lo que a ti concierne, hombre Dios, huye de todo esto. Practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia, la bondad. 

Pelea el buen combate de la fe, conquista la Vida eterna, a la que has sido llamado y en vista de la cual hiciste una magnífica profesión de fe, en presencia de numerosos testigos. 




Salmo 49


¿Por qué voy a temer 

en los momentos de peligro, 
cuando me rodea la maldad de mis opresores,
de esos que confían en sus riquezas 
y se jactan de su gran fortuna?

No, nadie puede rescatarse a sí mismo 
ni pagar a Dios el precio de su liberación,
el precio de su rescate es demasiado caro, 
y todos desaparecerán para siempre.
para poder seguir viviendo eternamente 
sin llegar a ver el sepulcro.

No te preocupes cuando un hombre se enriquece 
o aumenta el esplendor de su casa:
cuando muera, no podrá llevarse nada, 
su esplendor no bajará con él.

Aunque en vida se congratulaba, diciendo: 
“Te alabarán porque lo pasas bien”,
igual irá a reunirse con sus antepasados, 
con esos que nunca verán la luz.

Al leer este Salmo del Real profeta David, nos viene a la mente lo que ocurrió con el rico Epulón que banqueteaba todos los días con el pobre Lázaro al que no quería ver, su riqueza le transformó su corazón en una piedra tan dura que lo llevó a la perdición, ese es el peligro del rico que se cree que sus bienes le corresponden por su linaje o por sus inteligencia en los negocios, la Soberbia lo ciega, es lo que le pasó a Lucifer el ángel más subido, que se cegó a pesar de su gran inteligencia, ya que siendo criatura se vio igual a Dios. 





Evangelio de San Lucas 8,1-3.


Jesús recorría las ciudades y los pueblos, predicando y anunciando la Buena Noticia del Reino de Dios. Lo acompañaban los Doce y también algunas mujeres que habían sido curadas de malos espíritus y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, esposa de Cusa, intendente de Herodes, Susana y muchas otras, que los ayudaban con sus bienes. 
Jesús como Dios, quiso vivir para darnos ejemplo y enseñarnos como tenemos que comportarnos, nunca buscó las riquezas, y vivió ocupándose solo del Reino de Dios, como relata el Evangelio sus necesidades materiales fuero cubiertas por la Caridad de Juana, Susana y muchas otras personas como su amigo Lázaro que le ayudaban con sus bienes.
En la Vida de San juan de la Cruz, siendo Prior en un Convento, preguntó por qué no habían servido la comida en el refectorio, le contestaron que era porque no la había. Dijo a sus frailes, retirémonos a descansar ya que hemos venido a renunciar y a padecer. Poco después ocurrió el milagro: un hombre vino con un jumento cargado de comida para los frailes.