MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

miércoles, 20 de septiembre de 2017

PROFUNDA REFLEXIÓN SOBRE EL EVANGELIO DE SAN LUCAS DEL 20-9-2017



LA GRANDEZA, LA SABIDURÍA Y ETERNIDAD DE DIOS ESTÁN CERTIFICADAS
POR TODA LA CREACIÓN





Como dice el Proverbio: "No hay peor sordo que el que no quiere entender, ni peor ciego que el que no quiere ver".

Toda la Creación compuesta por todas las galaxias, testimonia la infinitud y eternidad de Dios, que hoy se conoce mucho mejor que antes de que se inventaran los telescopios, cuando se creía que la Tierra era el centro del mundo, y que el sol, la luna y las estrellas eran simples luminarias. 

Todos los Pueblos, hasta los más salvajes, que no han conocido la Revelación de Dios, han creído en la existencia de seres superiores y los adoraban dándoles culto, también creían que tenían un alma inmortal, por eso veneraban a sus ancestros, y sabían que tendrían un castigo por sus malas acciones, y un premio por sus buenas obras. 

Y es que Dios al crear cada ser humano, ha grabado en su conciencia la noción del bien y del mal, que es el medio que tiene el Creador para comunicarse con el alma, con unos sentimientos que le alegran el corazón cuando comete una buena acción, y que le causan un amargo remordimiento cuando ha cometido una falta. Saben ciertamente que no hay que hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros, y que hay que amarlos como quisiéramos que nos amen.

Dios ha puesto además en cada hombre una inteligencia, una voluntad y una memoria, que le permite  contemplar, analizar y con su libertad escoger entre el bien y el mal, por eso cada individuo que no ha conocido la Ley de Dios, será juzgado por su conciencia, como lo dice San Pablo. Los que han conocido la Revelación serán juzgados más severamente cuando hayan renegado de esa Ley, ya que han conocido mejor que los otros la distancia tan grande que existe entre el bien y el mal, y se han alejado de esta Ley que sabían perfecta porque encajaba con lo que le decía su Conciencia.



Evangelio según San Lucas 7,31-35.

Dijo el Señor: «¿Con quién puedo comparar a los hombres de esta generación? ¿A quién se parecen? Se parecen a esos muchachos que están sentados en la plaza y se dicen entre ellos: '¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!'. Porque llegó Juan el Bautista, que no come pan ni bebe vino, y ustedes dicen: '¡Ha perdido la cabeza!'. 
Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: '¡Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores!'. 
Pero la Sabiduría ha sido reconocida como justa por todos sus hijos.»