MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 15 de julio de 2016

REFLEXIONES SOBRE EL LIBRO DE LA VIDA, EL DRAMA DE LOS CONDENADOS, LA SEGUNDA MUERTE.





Solo el pecado mortal borra el nombre del que lo comete del libro de la Vida. Es la peor desgracia que le puede sobrevenir a un ser humano, ya que estar fuera de Dios, es vivir en las tinieblas eternas, y recibir la maldición de Dios Todopoderoso.

Blanca de Castilla, madre de San Luis Rey de Francia, le decía: "Prefiero verte muerto, antes que verte cometer un pecado mortal".
El santo Cura de Ars, como lo relata monseñor Trochú en el libro sobre su vida, hablaba a menudo del Infierno, cuando hoy día la gran mayoría de los predicadores, lo olvidan, o si no lo niegan, dicen que ¡Está vacío, por la gran misericordia de Dios!(sic). El Santo Cura de Ars, en su prédica dejaba a la asamblea espantada, cuando decía con las lágrimas en los ojos: "¡Malditos de Dios por toda la eternidad! ¡malditos de Dios! ¡Qué horror!".

Y ese es el gran drama actual al cual no han sabido, ni querido evitar muchos miembros de la Iglesia, es que la Iglesia siempre ha querido adaptarse a la mentalidad de la Sociedad, cuando es la Sociedad que tiene que adaptarse a la Iglesia. Así, como lo relata Daniel Rops en su extensa obra titulada "Histoire de l´Eglise", en la Edad Media los que querían quemar vivos a los herejes, eran los ciudadanos, que quemaban las barbas de los condenados por la Inquisición.  

Naturalmente, la Sociedad actual que pone en plan de igualdad al pecado y a la virtud, ahora pinta a la Iglesia como la gran culpable de las barbaries de esa Inquisición. Pero esos miembros de la Iglesia no escarmientan, como esta sociedad no puede comprender el Infierno, esos consagrados dicen que no existe o que está vacío, ya que un padre no puede mandar a un hijo suyo al Infierno, ignorando lo más elemental de la doctrina cristiana, que la filiación divina se adquiere en este mundo volviendo a renacer, y enterrando el hombre viejo, como lo dijo Jesús a Nicodemo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario